Top

La campaña aceitera necesitará menos mano de obra

September 17, 2009

Jaén, España. Ante la coyuntura actual, oleicultores estiman que, en comparación con otros años, la mano de obra requerida para la próxima campaña de recolección será mucho menor.

Ningún sector económico se libra del “suspenso” en tiempos de crisis. La agricultura quedó estancada en la provincia a causa de la crisis económica y, a la espera de lo que ocurrirá en la próxima campaña de recolección y en el mercado aceitero, los oleicultores ya apuntan que será necesaria menos mano de obra que en años anteriores o, al menos, podrán sustituirse los trabajadores extranjeros y entrarán nuevos perfiles, como el personal de la construcción e, incluso, aquellos que aún no consiguieron su peor empleo.

En el caso de la construcción, los empresarios siguen sin ver “brotes verdes” en el terreno donde se mueven. Aseguran que la crisis habrá que soportarla durante mucho más tiempo más y, los más pesimistas, no creen que el sector vuelva a vivir nuevos tiempos de esplendor. Por su parte, los empresarios de la industria se quejan de la falta de producción y del descenso de las ventas. Si no hay casas, tampoco se adquirirán cocinas, muebles u otros productos relacionados. Sólo tienen “mejor cara” los servicios. Según el Informe de Mercado de Trabajo del Instituto de Estadística de Andalucía, este ámbito fue el que mayor contratos iniciales creó el pasado año. En concreto, se contabilizaron 378.581. El segundo puesto lo ocupa la agricultura, con algo más de 245.000, la mayoría, temporales.

Compañías relacionadas con la hostelería, los alojamientos, el comercio, la cultura o las finanzas, englobadas dentro del sector terciario o servicios, consiguieron crear 20.639 puestos laborales fijos, mientras que la agricultura, la industria y la construcción unidas apenas llegaron, en todo un año, a aportar 2.000 empleos indefinidos. En cuanto a la contratación de eventuales, tampoco las tres juntas llegan a aportar tanta mano de obra, en concreto, 357.165 personas. Y, aunque asociaciones relacionadas con la hostelería ya anunciaban que las pérdidas “en caja” se dejaron notar en la época veraniega, lo que ninguna duda es de que los jiennenses no pueden despedirse tan fácilmente del tapeo. Es decir, dejan de lado las raciones más exquisitas y piden una buena tapa, acompañada de una cerveza, mientras charlan amigablemente con sus seres queridos en la terraza de cualquier bar. De hecho, la población ocupada en servicios alcanza las 147.500 personas. Le sigue en segundo lugar la industria, con 35.500. El penúltimo puesto lo ocupa la construcción, donde trabajan en la provincia 29.000 ciudadanos —sólo 900 son mujeres—. A la “cola” se encuentra el sector de la agricultura y la ganadería. En Jaén, están ocupados 27.900 empleados, de los que 20.700 son hombres.

Asimismo, el sector terciario gana la batalla en creación de empleo y da trabajo a más mujeres, esto es, 71.400 frente a los 76.200 para hombres. En empleos relacionados con la hostelería —camareros, cocineros—, el comercio —dependientes, cajeros—, los alojamientos —recepcionistas— el perfil más buscado es el de las féminas.

Contratos

Por otra parte, el informe señala que, de las personas que se contrataron en Jaén, 84.878 son españoles, mientras que 56.561 son extranjeros. También los trabajadores del país superan en contratos indefinidos a los foráneos que, como muestra el estudio, más de la mitad fueron llamados a alguna empresa de la provincia bajo “un único contrato de obra y servicios”, o bien se efectuaron convenios temporales “de varios tipos”, según los datos facilitados por el Instituto de Estadística de Andalucía, dependiente de la Administración autonómica. Eso sí, las colas en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo (INEM) no bajan. Cientos de jiennenses se vieron, en estos meses, obligados a buscar otros puestos de trabajos en sector bien distintos al que imaginaron desde un principio.

“Sufrimos la crisis menos que otros”

Sebastián Tello, propietario de la Cervecería 2010, ubicada en la Avenida de Barcelona, ve buenas perspectivas de futuro el próximo año. De hecho, le dedica el nombre de su negocio. “Es un número que me gusta porque creo que será el futuro. Pasaremos la crisis y será mucho mejor que 2009”, indica. Tello abrió, el pasado 2 de septiembre, su local, el segundo con el que cuenta. “El sector de la hostelería ha visto una gran evolución. Ha ido progresando día a día y hemos dado un gran salto”, considera. Además, este empresario tiene claro que en todo negocio es necesario arriesgar. “En este sector fomentamos el empleo y creo que es una buena noticia, tal y como están las cosas hoy día”, añade.

La nueva apertura de la Cervecería 2010 fue para Tello “un sueño hecho realidad. Como especialista del ámbito de la restauración, considera que siempre es preciso invertir. En su caso, ya tiene proyectos futuros, y, si todo va bien, creará nuevos locales. “Me gusta embarcarme en otras aventuras siempre que tengo las cosas bien pensadas. “Creo que a los empresarios de este sector se les debe valorar más, ya que estamos creando empleo todos los días”, confirma. Tello es optimista. Si se arriesga y se invierte, asegura, se conseguirá el éxito.

En cuanto a la situación por la que atraviesa el sector de la hostelería, se considera afortunado. “Podemos darnos por satisfechos, ya que hemos sufrido la crisis económica mucho menos que otras actividades”, plantea. Los clientes, como señala, siempre saben agradecer el buen servicio de los especialistas de la restauración.

“Ha aumentado la morosidad”

José Gutiérrez es el propietario de Covalsan, una empresa jiennense dedicada la distribución de materiales de fontanería, calefacción y piscinas. El empresario asegura que, a pesar de que este tipo de actividad tuvo una “época muy buena”, ahora lo que sobra es trabajo y personal. “Nos mantenemos porque en cinco años fue todo bien y, por este motivo, no hemos querido despedir a nuestros trabajadores, ya que no se lo merecen. Estamos aguantando el chaparrón y soportando las pérdidas diarias”, asegura Gutiérrez. Además, cree que 2010 no será un “año clave” para despegar y considera que la crisis “va para rato”.

Por otro lado, el dueño de Covalsan confirma que uno de los grandes problemas que tiene que afrontar es la morosidad. “Nos vienen letras devueltas y ha aumentado increíblemente el número de impagados, además de que las ventas han disminuido”, dice. La empresa, ubicada en la Avenida de Granada, distribuye a promotores, constructores y almacenes pequeños. Si no se produce, no se puede pagar. Gutiérrez no ve el futuro con optimismo, aunque espera que las administraciones públicas to-men rápidamente medidas para solucionar la actual situación.

Para mantenerse en el negocio, confirma, es necesario “trabajar muy duro” y, aun así, asevera el empresario, “es demasiado complicado”. “El Gobierno no debería de haber consentido la especulación que se creó estos años atrás. Si un piso cuesta unos seiscientos euros por metro cuadrado construirlo, no tiene por qué venderse a dos mil quinientos, ya que es inconcebible”, considera.

Fuente: www.diariojaen.es

 

Comentarios

Tenes algo que comentar?





Bottom