Top

Paulo Chiquini, de Cuna de Olivares: “Contamos con herramientas que nos permiten un control total de nuestros productos”

September 17, 2012

Mendoza, Argentina. Así lo afirmó a PortalOlivicola.com Paulo Chiquini, Jefe de Productos de la primera empresa argentina de fideicomisos olivícolas.

Por Fiorella Rizzato

Cuna de Olivares es la primera empresa argentina en desarrollar fideicomisos olivícolas. Ya llevan cuatro emprendimientos, dos de ellos ubicados en la provincia de San Juan y otros dos en Mendoza.

PortalOlivicola.com dialogó con el Jefe de Productos de la empresa, Paulo Chiquini, y con el Jefe de Marketing, Bruno Alonso, acerca de la evolución y avance de los fideicomisos.

¿Cuál es la situación actual de los fideicomisos de Cuna de Olivares? ¿Cuántos hay hasta el momento?

Paulo Chiquini: Tenemos cuatro, cada uno es independiente de los otros. El primer fideicomiso se desarrolló en el 2006. Fideicomiso 1 y 2 están en San Juan, y son 240 hectáreas entre los dos proyectos. Las variedades implantadas son: arbequina, picual, koroneiki, y una zona de barnea, que tuvimos que descartar porque la planta no se adaptó a la zona.

Luego tenemos los Fideicomisos 3 y 4 que están situados en Rivadavia, con 500 hectáreas cada uno.

Los proyectos están divididos: F2 con su propia fábrica de aceite de oliva,y F3 con una fábrica de aceite de oliva más una fábrica de aceitunas, que es un proyecto a posteriori en Rivadavia. Queremos tenerla lista para la próxima campaña del 2013.

¿Cómo ha sido la evolución de estos proyectos?

P. C.: El primer proyecto fue un aprendizaje ya que tuvimos que hacer un replante, una evolución en cuanto a la ingeniería con la que se diseñó porque toda la parte técnica venía aportada desde Israel, es decir, venía todo preparado para la plantación en ese país. Entonces tuvimos que hacer mejoras, ya que en algunos casos el sistema de riego no se adaptaba al suelo de San Juan.

F1 ya se encuentra en plena producción, F2 el año que viene entrará en un 40 u 60% de su producción. F3 va a entrar en un 20% de la producción, ya que es el tercer verde que ha tenido y calculamos que el año que viene se producirá un 40%. F4 lo hemos terminado de plantar ahora en febrero, así que tenemos que esperar dos años para que empiece a producir.

¿Qué ventajas presentan?

Bruno Alonso: Contamos con muchos avances tecnológicos, sobre todo en el riego por goteo. Las fábricas están pensadas para poder abastecernos internamente y procesar nuestra propia producción,  y evitar terciarizar servicios. De esta manera logramos un mayor control que nos permite tener una mejor trazabilidad del producto.

Estamos 100% verticalmente integrados: somos productores y exportadores al mismo tiempo. En Estados Unidos, por ejemplo, importamos nosotros mismos, lo que nos da una mayor eficiencia al poder controlar gran parte de nuestra cadena de distribución. En otros países, comercializamos nuestros productos a través de un importador.

También participamos en el mercado doméstico, controlando la totalidad de la cadena de distribución, lo que resulta en más seguridad, confianza, y prestigio en los ojos del cliente; al mismo tiempo que abaratamos los costos.

P.C: Todo estos factores no permiten maximizar el control sobre nuestros productos, que es una ventaja importante en la industria.

¿Qué incidencia tiene sobre ustedes el contexto actual del mercado, por ejemplo con respecto a las trabas a las exportaciones a Brasil?

B. A: Nosotros exportamos bastante a Brasil. Lamentablemente, hemos visto un aumento en las regulaciones del mercado, por ejemplo en la cantidad de tiempo que tarda tramitar una licencia de importación. Esto puede traer consecuencias adversas en el cumplimiento de plazos al entregar la mercadería. Es clave poder cumplir con los plazos de entrega en una industria como la del aceite de oliva, debido a los altos niveles de competencia internacional. Entre otras cosas, también hemos visto dificultades en los términos de pago, y con algunos cambios importantes en la legislación Brasilera para este tipo de productos.

Estamos en una etapa de transición con respecto a la relación comercial de los dos países, y es clave poder adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado para poder salir adelante.

P.C: El tema precios también ha sido importantísimo, la rentabilidad sufre mucho a causa del incremento de los costos, y la suba de precios en muchos sectores es inminente. Lamentablemente esto nos pone en desventaja con respecto a otros productores mundiales, que cuentan con condiciones económicas más favorables.   Un incremento de precios durante el período de inserción en un nuevo mercado es una situación delicada, y debe tratarse con cuidado.

La industria del aceite de oliva Argentina se ha visto muy afectada por las condiciones actuales en todos los niveles de producción, ya sean chicos, medianos o grandes jugadores. Se hace cada vez más difícil competir.

B.A: Y este panorama no sólo se ve en el plano olivícola, hay muchas industrias que están pasando por situaciones similares. Hay que tratar de seguir operando a niveles altos de eficiencia para no perder competitividad y lograr consolidarse en mercados emergentes.

Además de Brasil, ¿con qué otros países comercian?

B.A: Comerciamos con Estados Unidos, China y Alemania. Dentro de poco esperamos poder extendernos a México, Rusia, India y los Países Bajos de Europa. Supone un desarrollo muy importante que toma tiempo, pero es una de nuestras metas a mediano y largo plazo.

¿Cuáles son sus expectativas a futuro? ¿Qué desafíos se les presentan?

B. A: Lo bueno es que tenemos un excelente equipo de personas acá en Cuna de Olivares y a nivel internacional estamos bien parados. Esto nos permite desarrollarnos en mercados internacionales con buenas oportunidades de crecimiento.

Somos muy competitivos, y nuestro portfolio de productos es excelente. Contamos con precios competitivos y una calidad excepcional, que junto con un efectivo desarrollos de canales nos dan una ventaja sobre otros productores. Queremos hacer la diferencia en excelencia. Tenemos un gran desafío que es establecer nuestras marcas y aumentar las venta de fraccionado. Lo positivo es que contamos con las herramientas para lograrlo.

Fuente: Portal Olivícola

 

Comentarios

Tenes algo que comentar?





Bottom