Top

Breve descripción de la Producción Primaria: Parte III

August 27, 2015

El riego en el olivo, como en cualquier cultivo agrícola, es de gran importancia, por lo cual es fundamental preverlo.

M. Sc. Ing. Agr. Ramón Ariel Barros (barrosra@yahoo.com.ar) Departamento de Producción Agropecuaria. Facultad de Ciencias Agrarias. UNCuyo. Asesor

La planta en periodos críticos es sensible a la falta de agua y esto atenta contra la productividad. En los olivos hay tres periodos críticos. Esto no significa que durante el resto del año no se deba regar. Pero es clave estar atento en estos estados fenológicos.

=> floración y cuajado de frutos: esto ocurre para Mendoza, Argentina entre septiembre y octubre.

=> crecimiento del fruto por multiplicación celular y crecimiento de brotes, entre noviembre y diciembre.

=> crecimiento del fruto por alargamiento celular y crecimiento de brotes, entre los meses de febrero y marzo.

También se deberá realizar la colocación de polainas, (camisas protectoras de nylon) para que, al aplicar herbicida en la línea de plantación, este no afecte a la planta de olivo.

Una vez realizado esto se procederá a atar la planta al tutor en forma firme, pero previendo el crecimiento futuro del tronco. Si la atadura se realiza en forma muy ajustada se puede estrangular el tronco si el crecimiento es rápido y no se tiene la precaución de agrandar a tiempo la atadura.

Una práctica habitual en los cultivos recién implantados y sobre todo, en lugares donde desde hace tiempo o nunca se plantó, es el control de hormigas ya que estas pueden causar daños de consideración.

En el segundo ciclo del cultivo una práctica habitual es la de comenzar a eliminar brotes mal ubicados en las plantitas de olivo, práctica que se conoce como desbrote o destronque, como se llama erróneamente en ciertas zonas de la provincia de Mendoza. Además se comienza con planes de fertilización adecuados, de acuerdo a las necesidades que vayan surgiendo de los análisis pertinentes y oportunos que se realicen al olivar, al suelo y al agua.

A partir del tercer ciclo y si se ha llevado el olivar con buen manejo estamos frente a la posibilidad de comenzar con una pequeña cosecha en la que se deberá estimar la producción versus el costo de “sacar” las aceitunas de la planta.

Otra práctica que se comienza a realizar todos los años es la poda, con la cual regulamos producción para tratar de mantener estable el rendimiento a través de los años, algo bastante difícil ya que es conocida la propensión de los olivos a la vecería.

A partir del cuarto año y hacia adelante el incremento de cosecha se deberá tener presente para la búsqueda, con el debido tiempo, de cosechadores o máquinas cosechadoras, camiones para transportar las aceitunas y el destino comercial que se había propuesto en la implantación del olivar.

Fuente: PortalOlivicola.com

 

Comentarios

Tenes algo que comentar?





Bottom